¿Cual es la necesidad?

Casi 30 años después de que el equipo de voluntarios de La Clínica tratara a sus primeros pacientes, los inmigrantes siguen enfrentando los mismos obstáculos en cuanto al cuidado y tratamiento medico.

Muchos de los pacientes de La Clínica son inmigrantes quienes enfrentaron traslados difíciles a los Estados Unidos, algunos de ellos físicamente peligrosos y mentalmente traumatizantes. Al llegar aquí, muchos sufrieron dificultades adicionales como encontrar trabajo, vivienda, y acceso a servicios de salud. Como resultado, la población latina en Washington, DC sufre desproporcionadamente desigualdades significativas en el área de la salud debido a la falta de acceso al cuidado médico y a los factores socioeconómicos agravantes:

  • 97% de los pacientes de La Clínica tienen ingresos del hogar por debajo del 200% de la línea federal de pobreza. Los niveles de pobreza están directamente relacionados al acceso limitado al cuidado medico y las altas tasas de personas sin seguro médico. 
  • Comparados con la población en general, los latinos son más propensos a ser pobres y a no tener cobertura de salud.
  • 42% de nuestros pacientes no tienen ninguna forma de seguro medico.
  • La comunidad latina es una de las poblaciones con mayor numero de personas sin seguro medico en el Distrito (15%). Esta tasa se eleva en los suburbios de Maryland y Virginia a pesar de que un gran porcentaje de la población latina (inmigrante y nativa) tenga empleo.
  • 61% de los pacientes de La Clínica viven en Washington, DC, y 32% viven en los suburbios de Maryland 7% en Virginia.

Además de las barreras económicas, la comunidad latina también enfrenta barreras culturales y lingüísticas. Los estudios muestran que la mayoría de los latinos, una vez estén instalados en los Estados Unidos, optan por la aculturación en vez de la asimilación, mezclando los aspectos de su cultura nativa (el familiarismo, la comida, y el lenguaje) con la cultura y costumbres de su nuevo hogar. Sin embargo, la presión de convertirse en personas bi-culturales, junto con el trauma de la experiencia migratoria, la falta de énfasis cultural en la actividad física o el ejercicio y el acceso limitado al cuidado medico y programas educativos pueden agravar y/o causar condiciones de salud física y mental.

Todos estos factores contribuyentes combinados con las restricciones de elegibilidad federales limitan el acceso a programas de protección social tales como el Medicaid y Medicare, y continúan impidiendo el acceso al cuidado de salud preventivo, rutinario y de calidad.