Nuestro nuevo estatus como centro de salud con aprobación federal requiere que tengamos un sistema para cobrar por los servicios.

Esto se calcula en una escala de costo de acuerdo al ingreso y el número de personas a cargo del paciente.

A un paciente nunca se le niega los servicios porque no puede pagar.