Washington, DC.- Una a una, las mujeres bajan las escaleras hacia el sótano de la organización The Family Place (Lugar de la Familia) en el noroeste de DC. En la pared blanca sobresale la palabra “Coraje” escrita con cartulina de colores brillantes.

Toman sus asientos y empiezan a platicar entre sí y en minutos el cuarto se llena con más de una decena de ellas. Es el mediodía del martes 3 y están listas para iniciar su sesión de “círculo de mujeres”, como todos los martes de 12:30 a 2pm.

La psicóloga Claudia Campos les da la bienvenida y explica a las personas que llegan por primera vez de qué se trata este círculo. “Éste es un espacio donde podemos aprender las unas de las otras y mostrarnos de una manera genuina, con sencillez y claridad. Es un espacio libre, donde podemos compartir nuestros anhelos, sueños, alegrías y tristezas”, dijo. “Si una no quiere hablar está bien, nadie la presiona, lo importante es que se sientan libres y tranquilas”, añadió Campos.

Para la salvadoreña Reina Escobar, el círculo se ha convertido en un espacio de sanidad emocional y mental. La mujer de 46 años —que salió de una relación de violencia doméstica hace nueve años y perdió a su hijo de 21 años cuando fue asesinado en El Salvador, en 2010— se hizo el compromiso de no faltar a las sesiones en The Family Place.

“Esa fue mi resolución del nuevo año. Me dije a mí misma que quiero regalarme este tiempo especial todos los martes”, manifestó a El Tiempo Latino.

Escobar, quien reside en Hyattsville, Maryland, adapta sus horarios de vendedora independiente para no perderse una sesión con Campos y las demás mujeres.

La hondureña Milagro Nuñez también es una asistente asidua. “Aunque sea durante mi hora de almuerzo, vengo para compartir con este grupo y llenarme de energía positiva”, sonrió Nuñez, quien huyó de su país hace siete años, escapando de la violencia provocada por su marido.

Tras estudiar inglés, prestar servicios voluntarios en varias organizaciones comunitarias y buscar ayuda profesional, Núñez mostró una gran sonrisa y dijo: “soy libre al fin. Tengo metas y sueños”.

Pronto se reecontrará con su hijo de 17 años, luego de siete años de separación. “Todo lo que he hecho ha sido por él y por mí para darle un mejor porvenir”, expresó Núñez, quien es promotora de salud de La Clínica del Pueblo y asistente en el centro educativo CentroNía en DC.

Para la salvadoreña Mercedes Ramírez, el grupo es un refugio, un motor de energía para superar sus retos y frustraciones. “En mi país soy contadora pública y aquí estoy empezando desde cero. Es muy difícil pero el aliento que me dan las mujeres me levanta”, señaló al asegurar que en el grupo ha aprendido sobre los derechos y leyes que la protegen como mujer.

•Misión

El círculo de mujeres en The Family Place empezó en 2009 como un grupo de ayuda para las mujeres que sufrían violencia doméstica. Fue formado bajo la asistencia de la doctora Campos, de origen colombiano, quien este año cumple 30 años de servicio, 17 de ellos en Washington DC.