La Corte Suprema apoyó la reforma de salud diciendo que debe seguir, y que se trata de una ley “constitucional”.